Sentimientos Contradictorios


SENTIMIENTOS CONTRADICTORIOS

La rutina de tener un bebe, cuidarlo y a la vez también trabajar es una tarea complicada.
Levantarse por la mañana con los ojos pegados de no haber pegado ojo en toda la noche porque el bebe se ha despertado mil veces para tomar pecho, biberón o simplemente porque quiere el contacto junto a ti. Llegar a trabajar y tener que tomarte un cafe gigante porque sino no eres persona. Os aseguro que antes de empezar a trabajar no tomaba café y ahora forman parte de mi rutina diaria.
Llegar a casa después de la jornada de trabajo y querer abrazar a tu bebe muy fuerte como si no hubiera un mañana. Porque tu mayor deseo en esas horas que estas separada de él es verlo, abrazarlo, verlo sonreír, que te eche los brazos. Las horas separada de él se hacen eternas. 
Podría ser el resto de día que queda estupendo de juegos y mil travesuras, pero.....
te espera la casa, el sin fin de labores que hay que hacer mientras escuchas a tu bebe llorar porque quiere estar contigo. Lleva todo el día jugando sin ti y ahora no quiere entretenerse solo. 
Así que a pesar de estar super cansada y lo que más deseas es dormir. Aprendes a hacer las labores de la casa con él en brazos o incluso a almorzar mientras le estas dando el pecho y mientras duerme. 
Cuando llega la noche y el bebe se duerme ya no nos queda fuerzas ni para nosotras mismas y nuestra mejor compañera es la cama que nos espera llamándonos a gritos.
Es extraño esta sensación. 
Recuerdo que cuando no trabajaba deseaba empezar a hacerlo porque había días que me desesperaba estar 24 horas tras 24 horas al cuidado del bebe y la casa y ahora extraño tanto ver sus despertares y pasar más horas junto a él. 
Necesitaba  tener tiempo para mí y para relacionarme con otras personas y que mi vida no girara en torno a la casa, porque realmente es agotador, pero cuando tengo un rato para mi por más que lo intento no puedo desconectar mi mente. Siempre lo tengo muy presente e incluso aveces me siento mal por no estar a su lado.
Es justo ese momento en el que pienso ¿ por qué estos sentimientos contradictorios? ¿Me estaré volviendo loca? 
Es un amor tan grande, tan intenso, tan indescriptible que en otras circunstancias o hacia otra persona sería enfermizo. La de fuerzas que sacamos por ellos luchando contra el cansancio y olvidándonos de nuestra propia persona.
Antes de ser mamas no nos podíamos imaginar que fuéramos a ser capaces de llevar tantas cosas a la vez y de aguantar tanto cansancio, dolor, sufrimiento, miedo. Todo para proteger y asegurarnos que nuestros bebes ya no solo que estén bien, sino que además sean felices.
A pesar de no tener ni un rato para mi y hacer mil cosas al día, hasta el punto de casi poderme quedar dormida de pie. Os aseguro que es la mejor época de mi vida y que Gabi es mi plena felicidad.
Te amo.